fcbarcelona-min

Barcelona, un gigante difuminándose

El Barcelona, un equipo conocido alrededor de todo el mundo, un equipo que ha hecho que varias personas entren a este mundo del fútbol y se enamoren de él completamente. Este equipo que en los últimos años ha tenido una hegemonía impresionante en España, ganando 8 de 10 Ligas y ganando la copa en 5 de las últimas 10 ocasiones, además de competir constantemente en la Champions League y ser el favorito de las apuestas en prácticamente cada edición. Esto, lo han conseguido de la mano de futbolistas que llevan en la institución varios años y que, sin lugar a dudas, han dejado una marca como es el caso de Messi, Piqué, Busquets, Suárez, Jordi Alba entre otros nombres que han formado lo que parece una unidad y un cúmulo de estrellas prácticamente inquebrantable. 

Pero cómo lo reflejan sus victorias, llevan 10 años estando en la gloria con una base bastante similar de jugadores y en el fútbol esta cantidad de años no pasan en vano, este es un deporte que requiere una reestructuración y nuevos nombres continuamente, algo que este club no ha logrado y eso nos lleva al tema de este artículo: ¿los días de grandes glorias del Barcelona tienen fecha de caducidad?

Este es un tema que, en realidad, lleva años preguntándose debido a la falta de cambios en nombres importantes y a la falta de acierto del Barcelona en comprar jugadores como Coutinho o Griezmann que, a pesar de que son grandes jugadores, no encajan en este sistema que plantea el Barcelona lo cual lo hace un simple gastadero de dinero. Pero esta llama se reavivó con una decisión bastante cuestionable de la directiva al mandar a una de las únicas promesas que tenía el Barcelona en Arthur Melo, joven mediocentro de 24 años titular en la selección brasileña, para traer a Miralem Pjanic, un jugador que si bien es bueno, tiene 31 años, una edad que para un futbolista significa que te quedan máximo unos 3 años de rendir al nivel adecuado para un club con la magnitud del Barcelona.

Este nombre se suma a la grande lista de jugadores que cada vez bajan más su nivel debido a su edad, como es el caso de Busquets con 31 años, Piqué con 33, Suárez con 33, Alba con 31, Messi con 33, Rakitick con 32, Vidal con 33 y éstas son las piezas en las que el Barcelona basa su juego. Cuando te volteas a ver al banquillo, te das cuenta que no hay alternativas para suplir a estos jugadores cuando sus piernas sigan mostrando estos efectos de la edad, el alguna vez reconocido trabajo de la Masía en ir fogueando jóvenes promesas como lo fueron Xavi, Iniesta y Messi en su momento ha decrecido completamente. Hoy, cuando piensas en promesas del Barcelona ya un poquito más consolidadas en el primer equipo o que dispongan de minutos, te das cuenta que existen dos máximo que son Riqui Puig y Ansu Fati, que, aunque prometen mucho, tienen respectivamente 251 y 850 minutos jugados en toda su carrera, algo insuficiente para cumplir las expectativas de rellenar tantos huecos que se van a dejar en los próximos años de una manera inevitable.

Esto nos da la raíz del problema, el Barcelona se ha olvidado de quién es el Barcelona. Ya no es ese semillero del fútbol mundial a donde las mejores promesas van a probarse sabiendo que, eventualmente, recibirán una oportunidad de ser miembro clave del primer equipo debido a la filosofía del club. El Barcelona ahora prefiere invertir alrededor de 230 millones combinados, más variables en jugadores como Coutinho y Griezmann que no van con la filosofía ni el estilo del club, que seguir con su misma línea de éxito de ir generando talento ya con el ADN culé instaurado. Y no es que no hayan salido verdaderos jugadorazos en estos años como para que el Barcelona haya preferido invertir en jugadores foráneos, esto lo podemos ejemplificar con casos como el de Marc Cucurella que se fue al Getafe para poder comenzar a brillar y que podría ser fácilmente un reemplazo para Jordi Alba en el futuro, pero que con su cláusula irrisoria de 20 millones para el Getafe seguramente nunca volverá al Barcelona donde no lo supieron valorar. Hay otros casos como los de Mauro Icardi y los hermanos Alcántara, Thiago y Rafinha más jugadores que a su medida decidieron irse del club y ahora, la están rompiendo en otros lugares y siendo deseo de clubes importantes en Europa, cuando en realidad estos jugadores bien pudieron haber sido reemplazos claros de Suárez, Busquets y Rakitick, respectivamente. 

Ya con el panorama de en qué ha fallado el Barcelona en este proceso de dar un tan conocido pase de antorcha ligero sin complicaciones, claramente hay una solución. Sí. Todos estos jugadores que siguen en el club han bajado su nivel notablemente durante esta temporada, lo cual se refleja en que tienen la Liga prácticamente perdida, los eliminaron de copa y tienen una eliminatoria en una posición complicada en Champions, pero estos jugadores pueden darte todavía 2-3 años de un fútbol bastante bueno, pero para esto, es necesario traer a un técnico que los convenza de seguir dando el 110% por esa camiseta que tanto se respeta en el mundo, ya que con sus últimos técnicos ha habido una falta de entendimiento muy clara lo cual también ha desembocado en dudas. Mientras tanto que estos jugadores todavía pueden mantener el nivel 2 años más, es momento de apostar por los jóvenes, irles dividiendo los minutos con los jugadores ya consolidados para que aprendan mucho, reciban minutos de peso y entiendan lo que es ser un miembro significativo del primer equipo del Barcelona. Sólo con esa curva de aprendizaje puedes formar talentos de verdad y evitar una catástrofe. Es momento de darle peso a Frenkie de Jong, Riqui Puig, Ansu Fati y talentos que todavía ni conoce la mayoría pero que tienen lo necesario para cumplir con todas las expectativas, como es el caso de Jorge Cuenca, Juan Miranda, Adrián Bernabé entre otros.  

Básicamente, es ahora o nunca Barcelona, estás en momento de reinventarte y seguir siendo ese gigante que atemoriza a Europa, de no ser así pasarás a ser un Manchester United o Milán, mega gigantes del fútbol que tuvieron una generación dorada de varios éxitos que no supieron cambiar de una manera correcta y ahora llevan años hundidos en lo que se le considera una miseria futbolística.

¿Y ustedes que opinan?

One Response

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *